Secuestro comercial

10 de Noviembre de 2012 y nuestro último día en tierras tailandesas. Aprovechamos que tenemos hotel hasta las 12 del mediodía y nos quedamos en la cama viendo la tele hasta la hora de abandonarlo.
Como ya teníamos claro el lugar a donde íbamos a ir, dejamos las maletas en recepción y nos ponemos en marcha dirección MBK, el centro comercial más grande de Bangkok y el más barato.

Allí no sólo hay DE TODO, sino más aún y no sólo a buenos precios sino que se puede regatear más todavía.

Empezamos la búsqueda de los souvenires y regalos para la gente que no ha podido acompañarnos en nuestro viaje de manera directa. Muchos de vosotros nos habéis seguido en silencio, como las …

El MBK son 8 pisos llenos de TONTERIAS innecesarias pero que de alguna manera el materialismo nos ha hecho ver como indispensables.

Una planta llena de cosas para el movil y cámaras, otra de ropa, otra de comida (la gente en Bangkok no come porque no quiere, pues la oferta empieza desde 10 baths hasta infinito), otra de diversión, con bolera y multitud de juegos.

Nosotras hicimos nuestras compritas y como hasta las nueve de la noche no volvíamos al hotel para buscar las maletas e ir al aeropuerto, teníamos mucho tiempo y nos fuimos a comer a un japonés muy original.

Te dan una olla con sopa y cada persona tiene en la mesa (o en la barra, como nosotras) un fueguecito para ir echándole los ingredientes que puedes elegir individualmente mientras pasan por una cinta giratoria. Así por ejemplo había pollo, setas, col, algas, gambas, pasta etc…
Aparte había bufet de sushi, así que nos pusimos buenas!!

Tras la comida nos decidimos por descansar algo e ir a ver una peli en el cine del MBK. “la casa al final de la calle”, en inglés con subtítulos en tailandés.
Los asientos mucho más cómodos que los que estamos acostumbrados en Europa, el precio mucho más barato (160 baths) y con unos anuncios mucho más divertidos que los nuestros.
Cuando aún no había empezado la película, nos quedamos algo anonadadas al ver levantarse a todas las personas para mostrarle sus respetos al rey de Tailandia. Pusieron un video desde su juventud hasta la actualidad con el himno de los thais de fondo. Nosotras ahí levantadas, calladas como tumbas y quietas como los demás no fuera a ser que hiciésemos algo mal. Claro está que al acabar nos sentamos y nos tuvimos que aguantar la risa con los ojos llorosos.
No me imagino yo en un cine en Madrid a todo cristo levantado haciéndole honores a SUMAjestad Don Juan Carlos…

Tras la pausa del cine (la peli era una mierdita pero cumplió su objetivo: sitio para descansar y pasar el rato entretenidas) seguimos de compras hasta las 8:30.

Fuimos al hotel, cogimos las maletas y un recepcionista muy amable nos llamó al taxi y nos dijo que buen viaje y que volviéramos (creemos que hemos sido las únicas personas no asiáticas en el hotel desde hace mucho. Vamos, algo exótico).

En el aeropuerto abrimos las maletas para sacar la ropa de invierno (noooooooo), cambiarnos y meter las compras (algo muuuuuy complicado! Si alguien quiso meternos drogas u objetos ilegales de contrabando, se jodió porque en nuestras maletas no cabían!)

Y tras nueve horas de vuelo, hemos llegado a amman donde un montón de gente va vestida de blanco y las mujeres se lavan los pies en el lavabo de manos y nos miran raro. Claro que nosotras también a ellas y a ellos.

Estamos deseando volver a casa porque Jordania, definitivamente, NO es nuestro país.

Nos ha encantado contaros nuestras historias y sobretodo vivirlas.

Tailandia es un país que merece la pena visitar!! Nosotras YA queremos volver!

Pero eso será una nueva aventura….

en 2013?

Tikirebe y Tikirochi

Os queremos!!! Gracias a todos y todas!!!

Categories: bangkok | 2 Comments

Los otros habitantes de Bangkok

Puntualmente a las 8:00 nos despiertan los cánticos de entrada al cole. Tranquilamente nos vamos preparando para un nuevo día. Ya tenemos el destino principal del día pensado… pero aún no nos dirijimos para allá. Como buenas tailandesas de adopción, sabemos que es la hora de entrada a los colegios y los trabajos, y el tráfico es muy denso. El tuk-tuk nos saldría por una pastizal…
Damos un paseo por el centro comercial Siam Discovery. Es más pijillo y snob que el MKB. Y paseando, paseando… a quién nos encontramos? Nada más y nada menos que a Britney Spears!!! De la emoción le di un golpe de cadera y casi se da de bruces con el suelo, pero al final logramos mantener el equilibrio las dos y no pasó nada. Seguimos siendo tan amigas!
Pasada la hora crítica de tráfico, regateamos el precio para ir en tuk-tuk. Lo conseguimos por 80 Baths y a cambio hacemos una parada en una tienda para que consiga su cupón de gasolina. Destino: Dusit Zoo!
Sí, habeis leído bien… Ya sabeis que somos turistas atípicas. Y ayer acabamos tan hartas de enfrentarnos a hordas de turistas, que necesitábamos ver algo más tranquilo y familiar.
Una vez dentro lo primero que vemos es que alquilan bicis para pasear por el zoo. Y allá que vamos!
Durante una hora vamos reconociendo el terreno y nos cruzamos con cantidad de niños que lo estàn visitando. Y según pasan a nuestro lado, todos nos van diciendo “hola!”. Somos la novedad!
Seguimos paseando cuando de repente, Rebe dice: “qué eso que se mueve ahí?” Sólo llego a ver una cola que desaparece entre los matorrales… Pronto nos damos cuenta de que ESO son pequeños dragones de comodo que pasean a sus anchas por el zoo. Al final, ya nos acostumbramos a verlos como si fueran palomas… O cuervos! Porque el zoo está invadido por enormes y escandalosos cuervos, que nos sorprenden con sus repertorios de imitaciones.
Hemos visto muchos animalillos… Algunos estaban aburridos de posar, otros estaban juguetones… El caso es que nos ha encantado compartir con ellos 4 horas, en las que incluso la lluvia ha querido acompañarnos.
A la salida del zoo había un par de tuk-tuks y hemos regateado, dejando al conductor boquiabierto, cuando le hemos dicho que sabíamos que el tráfico no eran denso hasta las 17 horas, que es cuando salen los coles. Después de un rato de regateo, hemos conseguido un buen precio y de vuelta a nuestro barrio.
Hemos paseado por un par de calles que no conocíamos, parando por los puestecillos y ya, destrozadas de tanto paseo, nos hemos ido de vuelta al hotel.
Y a las 22:00… A dormir? Noooooooo… Hemos cogido un taxi hasta el Banyan Tree Hotel.
Siiiii, Otonov, dijimos que aceptábamos tu oferta de invitación a tomar algo allí y eso hemos hecho!
En la planta 52 (la 61 está de reformas) tiene una mágnífica terraza qué permite ver toda la ciudad de Bangkok.
Gracias Otonov por descubrirnos este sitio, nos hemos tomado un cocktail muy rico a tu salud!!
Y ahora sí que nos vamos a la cama… Disculpadnos por no añadir ahora las fotos, pero es tarde… muy tarde y mañana a las 12, tenemos que desalojar el hotel. En cuanto tengamos todo recogido y antes de empezar nuestra última jornada en Tailandia, las añadiremos.
Muchos besines a todos!
Rochi

Categories: bangkok | 2 Comments

Mercado flotante y mucho sudor

5:45 de la mañana, hora Bangkokiana. Dos turistas con mucho sueño y un despertador infernal. Ellas se gruñen una a la otra y se levantan. Sin decirse nada ya saben qué hacer. Al fin y al cabo llevan casi dos semanas viéndose a todas horas. Se lavan, se visten y bajan a la recepción del hotel, donde las irá a buscar el minibus con destino al mercadillo flotante de Damnoen Saduak, a una hora y media de la capital Tailandesa.
En el bus ya hay más turistas y ellas cogen sitio e intentan seguir durmiendo. Sin éxito. Los otros turistas van en grupo y son muy ruidosos. Australianos, por cómo hablan. Tres parejas de 45-50 tacos. Odiosos y maleducados.
Cuando ellas llegan al mercado, se escapan del grupo y se meten en un bote sin australianos. Empieza la acción:

20121108-215004.jpg

El bote rápido las lleva por los canales como si de Miami Vice se tratase. Don Johnson y su amigo morenito por los canales a toda caña. Llegan al mercado y cogen otro barquito tripulado por la superabuela para poder pasar por el mismo, lleno de botes largos con comida, bebida, souvenires y muchas viejecitas fotogénicas que pescan los barquitos para que los turistas puedan comprar, o para que ellas puedan vender, pequeño saltamontes.

20121108-214718.jpg

20121108-214831.jpg

Ellas regatean y rechazan los objetos demasiado caros. Rien, hacen fotos y disfrutan del ambiente, muy de película.

20121108-215124.jpg

20121108-214917.jpg

Tras tres cuartos de hora con la superabuela, se bajan del barco y dan una vuelta a pie por el mercado terrestre, donde hay más de lo mismo: ropa, comida y souvenires.

La vuelta en minibús se desarrolla sin australianos. Se hace larga pero todavía hay mucho día por delante, son sólo las 13:30 del mediodía.
El bus las deja delante del gran palacio que tantas ganas tienen de visitar. Un hombre salido de la nada les dice que está cerrado pero ellas no vuelven a caer en la trampa de los tuktukteros: les dicen a los forasteros que el palacio está cerrado pero que los pueden llevar a otro sitio. Lo hacen con todos.
Pero el palacio está abierto TODOS los días y ellas entran, tras alquilar una chaqueta para cubrirse los hombros.
Miles de personas se unen a su aventura palaciega y desean entrar y visitar el lugar al mismo tiempo. Medio Bangkok está en el mismo sitio y desea hacerse fotos ante el grand palace.

20121108-215211.jpg

20121108-215314.jpg

20121108-215851.jpg

El calor es asfixiante y empieza a llover.

Ellas se deslizan poco a poco por las baldosas resbaladizas de los templos con sus flipflops a paso de tortuga y con el sudor pegado a sus cuerpitos españoles. Hacen fotos e intentan volver a salir.

Tras buscar la salida durante un buen rato, consiguen llegar a la misma y se alegran de poder dejar atrás a todos los viajeros.

Cansadas, se paran a tomar el aire y juegan con unos gatitos muuuuy peqeños y famélicos:

20121108-215408.jpg

La siguiente parada será encontrar a una pareja alemana amiga de una de ellas. Cogen un taxi y se van al barrio chino. A los pies del buda de oro se encuentran los cuatro y comienzan a contarse historias. Se van a comer algo juntos y una de ella se come un trozo de pulpo que resulta ser muy curioso para los otros tres viajeros y le hacen una foto.

.

20121108-215456.jpg

Los cuatro van a la estación central para que los alemanes cojan un tren hacia el sur. Se toman un chocolate con hielo y se despiden.

20121108-215632.jpg

Ellas quieren descubrir Chinatown de noche y lo consiguen. El sudor sigue corriendo por sus cuerpitos junto con la mugre bangkokiana. Pero ellas resisten el cansancio y pasean por sus calles.

20121108-215721.jpg

20121108-215744.jpg

20121108-215802.jpg

Cogen de vuelta al hotel un tuk tuk. Se arrastran a la habitación climatizada.

Han estado 14 horas en pie y aunque no pueden más, son felices porque han VIVIDO.

Categories: bangkok | 3 Comments

Tuk Tuuuuuuk

Un karaoke desafinado nos despierta por la mañana. Es la entrada al colegio de enfrente. Los niños se reunen por clases en el patio, en ordenadas filas, y van entrando al son de lo que canta, suponemos, unas de las profesoras.
Tras este despertar inesperado y una ducha de energía, nos compramos un modesto desayuno en el súper de la esquina e iniciamos la andadura hacia la oficina de información. Una vez allí, nos informan de los medios de transporte para ir a la zona del Gran Palacio: bus o barco. Al final, no hacemos ni caso de lo que nos dicen (somos turistas aventureras) y cogemos… Un tuk-tuk!!
Regateamos el precio y… nos ponemos en marcha! Viajar en tuk- tuk es una maravilla… sientes la velocidad en la cara, callejeas, vas más rápido que los coches… Y haciendo una pirula final, para dejarnos en la calle frente al Gran Palacio, hemos dado por finalizado nuestro primer viaje en tuk-tuk del día!

20121108-000350.jpg

20121108-000445.jpg

Seguidamente, una amable señora nos ha cruzado la calle a través del denso tráfico y nos ha indicado dónde comprar las entradas.
Estando en la puerta, un absurdo nos ha dicho que hoy, por ser día de rezo de los monjes, el palacio estaba cerrado y que volvía a abrir a las 4 de la tarde. Asi que hemos dicho… vamos a ver alguna otra cosa mientras…
No hemos andado ni cuatro pasos y nos aborda un tuk-tuk conductor. Nos dice que por 20 Baths nos enseña el Buda de la Suerte, el Buda Reclinado, el mercado flotante… Y dice además, que nos llevará a Thai Center, un sitio donde le dan comisión por llevar turistas a mirar (de ahí que el precio fuera tan barato). Damos el OK y vamos a ver al Buda de la Suerte. Una figura dorada enoooorme, situada en el centro de una zona de rezo.

20121108-000550.jpg

En los laterales hay vitrinas que muestran vasijas con las cenizas de gente que ha pasado a mejor vida, y reposan allí.
Hechas todas las fotos y cotilleados todos los rincones, volvemos al tuk-tuk, que nos está esperando junto a un carrito de comida. El conductor nos pide 5 minutos para ir al baño y entonces nos empieza a hablar el señor del puesto de comida. Nos pregunta de dónde somos y en qué trabajamos y nos explica su teoría perfecta para sacarnos gratis la vacaciones. Nos dice que nos compremos unas piedras preciosas a 1000$ la pieza y las revendamos a 4000$ en la oficina… Éste nos ha visto ojitos chispeantes en forma de tarjeta de credito, porque vamos, habla de miles de dólares como de palomitas…
El conductor vuelve y entonces comienza el horror… Nos lleva al Thai Center, que resulta ser una tienda de… (hasta aquí puedo leer). Tras una dura y encarnizada lucha, donde parece que la vendedora termina el regateo final cabreada, hacemos una comprita y las sonrisas nos rodean y nos agradecen la compra con una botella de agua fría para cada una. Primer round ganado.
Volvemos al tuk-tuk y hacemos una segunda parada y sigue siendo para que hagamos compras. Esta vez se trata de una sastrería. Negocios que llevan en su mayoría indios. Entramos, hacemos un poquito el paripé y nos largamos. Y es entonces cuando el conductor nos cuenta el truco… le dan un cupón de 5 litros de gasolina, cada vez que lleva turistas. Nos preguntas si tenemos tiempo para ir a más sitios. Le decimos inocentemente que sí y… a cuatro sitios más que nos llevó. Una tienda de recuerdos, otra sastrería donde nos sientan para mostrarnos revistas de ropa y dos joyerías. Una donde nos sorprenden hablando en español y vemos cómo pulen las piedras y otra que parecía rescatada del jurásico. A cada una nos perseguía un vendedor con alguna tara (la de Rebe andaba totalmente inclinada hacia un lado y el mío estaba p’allá). La verdad es que daban penita, sobre todo cuando, desesperados por vender, el hombrecillo se ha puesto a croar como una rana, amenizado por la figurita de madera de la misma. Pero qué le vamos a hacer… No somos una ONG…
Hastiadas de tanto centro de compra, le hemos dicho al conductor que nos llevara al Buda Reclinado. Y nos ha dicho qué tal nos parecía ir a coger un bote para ver el mercado flotante. Le hemos dicho que sí y ahí ha empezado su viaje loco hacia el embarcadero. Incluso durante un rato hemos recorrido la calle en dirección contraria para avanzar entre entre el tráfico. De pronto se ha metido en una estrechs callecita y nos ha indicado, el que parecía un embarcadero clandestino, para comprar el ticket el bote. Cuando nos ha dicho que el precio eran 800 Baths por persona, nos ha entrado la risa… y le hemos ofrecido 200. Hemos conseguido bajar a 400 pero no a 200, así que nos hemos ido.
El conductor, que por supuesto recibe comisión de esto, nos ha dicho que él podía hablar con ellos en thai y regatear, pero nos decía que lo de 200 era imposible. Al final le hemos dicho que no queríamos el bote y que nos llevar al Buda Reclinado.
Una vez aparcados frente al recinto del Buda, nos ha dicho “finish”. Vamos, que ya no era más nuestro amigo y que hasta aquí había llegado nuestra amistad. Le pagamos y comenzamos a andar entre puestos de comida, recuerdos, ropa… Y llegamos al embarcadero, donde comemos una rica comida thai, a la vista de nuestro próximo objetivo: el templo Arun.

20121108-001121.jpg

Una contrucción impresionante, a la que se puede subir a gran altura y donde hemos sentido el vértigo por nuestras venas.

20121108-000829.jpg

De vuelta a la orilla del Gran Palacio, vamos a ver el gran Buda Reclinado. Y en verdad es graaaaande, grande: 45 metros de buda, alegremente tumbado.

20121108-000724.jpg

Antes de seguir recorriendo los edificios de alrededor, vamos a recoger nuestra botellita de agua de regalo con la entrada, y una vez apagada la sed… seguimos admirando y fotografiando los edificios.
Vistos ya los budas del día, vamos en dirección al Gran Palacio y… sorpresa! Lo que nos había dicho el absurdo del principio, no era cierto. Cierran a las 3 de la tarde… Buaaaaaaaa! No importa… tras odiar durante un momento a semejante personaje, buscamos un nuevo lugar que visitar: Khao San Road. La zona de mochileros por excelencia. Comenzamos a andar pensando que estamos cerca pero nuestros piececillos agotados sólo gritan tuk- tuuuk, tuk- tuuuuk. Les hacemos caso a los pobriños y conseguimos uno que nos lleve por 40. Pero el muuuuuuy… nos la juega y nos hace creer que nos deja en la calle que hemos dicho, cuando en realidad todavía nos queda un caminito por hacer.
No importa, aprovechamos el camino para comparar precios de excursiones y decidimos descartar por completo la excursión a Kanchanaburi y su Templo de los tigres. Sólo la entrada al templo, son 600 Baths. Los monjes nos trabajan y este el medio que tienen para costear la alimentación de los tigres… O eso dicen… porque después de haber visto a un monje con su iPad y a otro con 2! móviles…
Ya en Khao San Road, recorremos la calle y nos quedamos un poco decepcionadas. Parece un simple mercadillo, que ni siquiera tiene la vidilla de un Rastro de Madrid. Sólo salvable, quizá, por un par de carritos de suculentos bichitos…

20121108-000953.jpg

Ya cansadas, necesitamos volver al hotel, para ducharnos y retomar energías. Sobre todo ducharnos, después de haber entrado en un baño- letrina donde tenías que pagar 5 Baths y quitarte el calzado… Lo sé… asquerosillo total. Creo que ya hemos pillao de tó.
En fin, ducha a fondo y… ahora qué? Quizá un masaje de pies?
Besines!

Rochi

20121108-001210.jpg

P.D. Sí, ha habido masaje thai para Rebe y masaje de pies para mí. Y sí, nos han vuelto a dar de leches…

Categories: bangkok | 4 Comments

Long Way

La despedida de Phuket ha sido muy triste. A las 10:30 nos ha venido a recoger un minibus después de haber desayunado por última vez en el Honey Resort viendo nuestras telenovelas tailandesas. El tiempo era maravilloso pero Bangkok nos esperaba.
En el autobús se fueron montando un viajero tras otro hasta llenarlo por completo. Uno de ellos, nosotras suponemos que era chino, había cogido por error una mochila que no era suya al salir de su hotel y al final no sabemos si el dueño la volvería a ver o no. Estos turistas salen de los hoteles sin saber lo que llevan encima… Así luego acaban en cárceles por transportar droga u otras cosas…
El trayecto hasta el aeropuerto de Phuket fue largo largo. Este conductor quiso pasar antes por cuenca y de tantas vueltas la compañera de al lado, no sabemos de qué nacionalidad, vomitó en una bolsa y tuvimos que parar para que le diera el fresco, aunque al abrir la puerta más que fresco era un bofetón de calor.
Llegamos al aeropuerto sobre las 12:10 y nuestro vuelo salía a las 13:40. Nos dimos un garbeo por las tiendecitas y al avión.
El vuelo fue bastante corto y al final tuvimos alguna que otra turbulencia. Mi compañero de al lado era un hindú muy peludo. Cuando empezaron las turbulencias le dije a Rochi: yo me agarro a los pelos que le salen de las orejas al hindú!
Al llegar a Bangkok no quisimos esperar la cola de lis taxis y salimos a la calle principal donde había taxis piratas y cogimos uno.
En buena hora lo cogimos. El taxista ni sabía inglés ni era de Bangkok porque tuvo que mirar la dirección del hotel tropecientas veces.
Tras una hora de viaje nos dimos cuenta de que no sabía donde estaba y le dijimos que preguntara. Estos hombres, nunca quieren preguntar por el camino!!!
Por cierto, en el taxi estaba prohibido fumar, comer, beber, llevar una fruta llamada durian (está prohibida en todas partes porque deja un olor muy fuerte por lo que se ve), llevar perros, CABRAS y hacer guarradas sexuales.

20121106-214012.jpg

20121106-214105.jpg

Al final casi obligamos al taxista a preguntarle a un chico de un tuk tuk (taxis abiertos y muy turisticos) que le preguntase donde narices estaba el hotel. El chico movía las manos y decía cosas en tailandés y cuando continuos nuestro viaje nos puso una cara de “no tiene ni pajolera idea de donde está”…
Llegado un punto el señor no dejaba de decirnos “long way, long way” (camino largo) y que fueramos a pie. Le dijimos que nanai de la china y que no sabíamos dónde estaba el hotel y que pagábamos por el taxi para que nos llevara al hotel. El taxista movía las manos y decía long way long way y que fueramos a pie “mayyybeee one night, or one minute” (que tardábamos una noche o un minuto). En ese momento no sabíamos qué coño decirle y mos quedamos perplejas: “una noche o un minuto!???” dónde está el hoteeel?!!!! Dinos donde está!!!! Y al final se metió en una calle en dirección contraria y nos señaló el hotel. Ahí estaba!!!! Y él seguía diciendo “long wayyy”.
Resulta que el repetitivo long way no era otra cosa que “wrong way” (dirección contraria)… El pobre taxista nos decía que la calle del hotel estaba en dirección contraria y que fuesemos a pie para llegar antes. Jajaja
Salimos del taxi moviendo las manos casi tanto como él! Le dimos lis 200 baths y nos metimos en el deseado hotel!!!
Después de un descanso de 5 minutos, salimos a la calle para conocer al vecindario y para comer algo porque sólo habíamos desayunado.
Comimos nuestras salchichitas favoritas del primer día (como tapa) y luego algo màs:

20121106-215455.jpg

Por cierto, en el restaurante donde comimos por 125 baths las dos (2,70€), usan el papel higiénico como servilletas:

20121106-215700.jpg

Al salir del restaurante oimis una musiquita muy moderna. A los pocos metros, en el patio de un colegio, había una clase de aerobic gratis donde un par de personillas de todas las edades se pusieron a bailar (por decirlo de alguna manera)

20121106-215850.jpg
Mañana por la mañana vamos a hacer deporte con los vecinos…

Después de echarnos unas risas con esta gentita, nos fuimos al centro comercial más grande de Bangkok, el MBK

20121106-220031.jpg

Sólo fuimos a dar una vueltecita para ver cómo estaban los precios. No pudimos resistirnos a comprarnos dos camisetas por 2€ y a comernos un helado de diseño muy rico

20121106-220230.jpg

A pocos metros está el hotel, donde estamos ahora bastante cansadas. Y es que esto de ser turista activo con blog, cansa mucho.

Buenas noches y hasta mañana

Categories: bangkok | 2 Comments

Hasta luego, Phuket

Hoy nos hemos tomado un día de relax para despedirnos tranquilamente de Phuket. Se acaba una etapa de nuestro viaje y mañana damos inicio a una nueva, en el bullicioso Bangkok.
El día ha comenzado con el desayuno, en el que ya nos hemos envalentonado para comer frutas y verduras frescas. Se nos estaba haciendo difícil rechazar esas viandas con tan buena pinta. Y mientras disfrutábamos del desayuno, le hemos pedido al chico que nos pusiera la televisión… Ayer durante el desayuno, nos viciamos con una especie de mini-telenovelas y hoy hemos disfrutado también de ellas… Debo decir que el lenguaje de las telenovelas es universal, porque sin entender ni papa de thai, nos hemos enterado de todos los amores y desamores de los protas…
Tras un rato de piscina, nos hemos ido a la playa de Kata, que es la que realmente está a 200 metros de nuestro hotel. Resulta que la otra, a la que habíamos estado yendo, era la de Karon… La playa de Kata es más familiar. Las olas no son tan fuertes como las de Karon y lo que más me desconcertaba de esa playa era… que el fondo no era llano. Con lo cual, tú ibas toda mona, metiendo tripa y meneando cadera al estilo Halle Berry en James Bony y… Zas! socavón en el suelo y toda tu dignidad se va con la ola…
Las nubecillas han empezado a soltar algo de agua, así que hemos recogido el campamento y de vuelta al hotel. Y como la lluvia al final se ha quedado en nada, nos hemos quedado en la piscina, despidiéndonos de todo ese ambiente de relax.
Cuando ya ha empezado a apretar el hambre, nos hemos cambiado y hemos ido al mercadillo de los lunes!!! Está justo al lado de nuestro hotel, en una explanada que, según la vi el día que llegamos, parecía las barranquillas. Pues ahí, a eso de las 9 de la mañana, han empezado a montar el mercadillo y hasta las 3 de la tarde no abría. Perfecto para nuestra hora de comer.
Estaba llenito de puestos de comida recién hecha, pescados y carne fresca, verduras… y frutas que nunca hubiéramos podido imaginar. Según avanzábamos por los puestos, íbamos salivando con tanta cosa rica.

20121105-214338.jpg

20121105-214435.jpg

20121105-214525.jpg

20121105-214555.jpg

20121105-214613.jpg

20121105-214633.jpg

20121105-214706.jpg

20121105-214727.jpg

Queríamos de todo!! Bueno, de todo no, porque el puesto de insectos varios bien frititos… como que no nos ha terminado de motivar. Lo mejor de todo es lo bien preparado que lo tienen para comer. En el primer puesto al que hemos ido a comprar una especie de chorizo, lo han troceado, le han puesto una hojitas de repollo crudo, un chile y un palito para pinchar los trozos. Y todo muy bien colocado en sus bolsitas de plástico. Y en el resto de sitios igual. Al final nos ha salido la manduca por 80 baths (2€) cada una. Y hemos comido de lujo!!!
Después de una parada técnica en el hotel hemos iniciado una ronda de despedida por el resto del que ha sido nuestro pueblo estos días. Porque esto es tan pequeño que al final terminas viendo a la misma gente.
Lo primero ha sido ir a ver a nuestra amiga Supalak, para contratar el taxi al aeropuerto y despedirnos de ella. Nos hemos quedado con las ganas de darle un abrazo y soltar un par de lagrimillas. Sobre todo cuando le hemos dado 200 baths como regalo por haber sido tan buena vendedora de tours. Nos ha mirado como diciendo: “después de lo que me habéis hecho sufrir con vuestros regateos y ahora me dais esto…. Qué perris”
Hemos quedado en vernos el año que viene de nuevo por estas tierras! Gracias por hacernos el regateo taaan divertido, Supalak!
Hemos seguido de paseo por los puestos de todos los días, regateando aquí y allá. Y debo decir que ahora somos una auténticas máquinas. Damos nuestro last price (último precio de oferta) y de ahí no nos movemos. Y si no hay trato, nos vamos. Lo mejor es cuando los vendedores son simpáticos y siguen el rollo, entonces, aunque no compres ni ellos vendan, al menos te has echado unas risas y sigues tu camino tan feliz.
Gracias Phuket, por unos maravillosos dias de playa, aún con el Monzón visitándonos de vez en cuando. Gracias por mostrarnos tus lugares de ensueño y tu gente amigable y alegre. Por esta vez nos despedimos, pero te prometemos que volveremos. Khop khun! Sawatdikha!

(soy Rochi)

20121105-214755.jpg

Categories: phuket | 4 Comments

Parajes de peli

Queridos Tikitiki fans:

Hoy hemos visitado la isla de Khao Tapoo, más bien conocida como la isla de James Bond, porque alli fueron rodadas algunas escenas de la película “El hombre de la pistola de oro” con Roger Moore y Christopher Lee.
Tras levantarnos a las 6 de la mañana y tras un trayecto en minibus de hora y media junto con rusos, americanos, indonesios y una parejita babosa de recién casados de Egipto, pasando por parajes como en la mismísima película de Parque Jurásico, llegamos al puerto donde nos estaba esperando el barco, esta vez mucho más grande, para visitar la zona y dejarnos completamente fascinadas con las imágenes que íbamos a ver.

20121104-230014.jpg

El guía esta vez era un chavalín de unos veinte años con poco inglés pero con mucha gracia, aparte de guapo y simpático. Uno más que nos llevaríamos a casa, junto con la masajista del primer día, una niña vendedora muy riquina y a la que nos vende los tours, Supalak, que es un cielo y nos baja el precio por ser nosotras, jeje.

20121104-230748.jpg

El paisaje es alucinante: rocas que salen del agua y que son islotes con muchas flora pero las cuales no se pueden visitar, salvo las más grandes, claro.

20121104-230410.jpg

Barcos de postal que no podía dejar de fotografiar porque todo, completamente todo lo que vimos hoy, era de libro de viajes. Vamos, lo mejor hasta ahora.
La primera parada fue a la isla de James Bond. No lo vimos a él pero vimos al rambo tailandés, esta vez con foto:

20121104-230528.jpg

Nos hicimos fotillos de rigor, aunque no como en la peli, sino como los ángeles de Charlie (faltaba una de ellas)

20121104-230936.jpg

20121104-230637.jpg

Vimos un grupo de españolas muy rancias que no sabían hacer fotos y Rochi y yo tuvimos que hablar en alemán para que no nos reconocieran, subimos al mirador, nos hicimos una sesión de fotos y cuando estábamos esperando al barco para salir, una vendedora nos llevó a su puesto aunque le dijimos que no y nos empezó a poner pulseras por todo el brazo. Ya por curiisidad y educación le preguntamos cuándo costaban y nos dijo 1750 baths (44€). Casi dimos un grito de “halaaaa” y nos queríamos ir, entonces ella sacó su calculadora (aquí se regatea así, ellos ponen un precio y luego tu el tuyo y así vas bajando y ellos suben) y le dijimos que nooo, que eso era una noche de hotel, que de qué iba. No preguntó que cuánto y pusimos 100 baths (2,50€) y ella puso 850 baths (21€) y dijimos que no, que nos íbamos y nos queríamos ir, pero estábamos llenas de pulseras. Al final nos dijo con mala leche: “ok, ok, 2 por 300 baths” y se las compramos. Qué fuerte, de 44€ a casi 4€ y seguro que ya nos tima algo… Anda que cómo te quieren sacarlas baths!!!!!

Tras las risas con la vendedora volvimos al barco donde estaba preparado el bufet

.

20121104-231030.jpg

Después nos bajamos para hacer un tour en canoa con guía… Y luego sin guía, donde casi nos vamos a Cuenca porque yo no sabía remar…

20121104-231136.jpg

Estuvimos nadando un ratito y otra vez al barco, donde el guía nos tiraba con vasos de agua (no pasa nada porque haía un calor tremendo)

Nos volvimos a bajar en otra isla para ver sus grutas y paisaje de peli

20121104-231240.jpg

br />
20121104-231330.jpg

Y al final nos dejaron solas remando. Yo me bajé de la canoa para nadar y los del barco empezaron a echar pollo crudo al agua. En ese momento pensé: locoooooos, qué hacéis??? Esto lo hacen en la peli de tiburón para que aparezcan los escualos!!!! Pero no, no aparecieron ellos. El pollo era para las aves rapaces que bajaban en picado y cogían la carne con sus patitas (o patazas).

Después volvimos al puerto para coger el minibus de hora y media y volver al hotel.
Tras la ducha, dimos la vuelta de rigor por todos los puestos donde debemos de tener fama de ratas porque sólo miramos y no compramos.

Ahora a la camita que mañana hay más, ahora hay que dejar a los mosquitos que nos sigan acribillando

Categories: phuket | 3 Comments

Fauna y flora

Hoy ha amanecido pronto para nosotras. A las 8 nos ha recogido nuestro guía de hoy, Ros. Un encanto de tailandés que no paraba de hablar por los cuatro costados. Y en el minibus, australianos y una mujer de Chicago (un poco soseras todos en general).
El punto inicial de la excursión ha sido el Mirador de Kata, donde se ven las tres playas de la zona y todo ello, rodeado de una exuberante flora y una fauna que se deja oir y a veces ver.
Tras admirar las vistas y hacer las fotos de rigor, hemos iniciado el viaje al siguiente punto.
Nos hemos parado a un lado de la carretera, donde había un numeroso grupo de elefantes adultos alimentándose y preparándose para la horda de turistas a los que hoy tocaba visitar.
Y junto a una pequeña choza, había dos liiiindos elefantes bebés, a los que todavía mantienen atados, porque sólo quieren comer y comer y son capaces de irse detrás de cualquier cosa que sea comida.

20121103-223828.jpg

Tras estar jugueteando un rato con los elefantes, Ros nos ha indicado que subiéramos por una pequeña cuesta. A un lado había gallos cantarines, serpientes, iguanas (todos en sus correpondientes jaulas, claro. Sino de qué ibamos a estar nosotros tan tranquilos…) y al otro cabras y cabritillos y al frente…un Jardín de Orquideas!!

20121103-224912.jpg

Parecía mentira que entre tanto animal y por lo tanto tanta guarrería… hubiera un punto de color y belleza como este.
Después de esto seguimos nuestro camino. Nos toca visitar al Gran Buda.

20121103-224051.jpg

Una figura arquitectónica hecha de mármol blanco de un tamaño impresionante. Aunque hay que admitir que lo más impresionante es ver cómo trabajan los obreros en tamaña figura, haciendo una cadena humana sobre andamios de bambú. Te hace plantearte cuánta tontería hay en el mundo occidental…

20121103-224314.jpg

Ros nos reagrupa de nuevo y nos lleva a un nuevo destino. El templo de Chalong, donde se hacen ofrendas a tres monjes muy famosos ellos… que me disculpen si no recuerdo su nombre, pero seguro que el oráculo Google os cuenta su historia. Lo que si que me he fijado es en el tipo de ofrendas que les hacen: flores de loto, velas y láminas de pan de oro con las que recubren las imágenes de los monjes.

20121103-225113.jpg

20121103-225301.jpg

Paseamos por el templo, los edificios adyacentes y de repente… las tracas de Valencia!!!! Un estruendo de petardos proveniente de una especie de horno de ladrillo nos deja a todos sordos. No será la única vez que los oigamos. Por lo menos cuatro veces más nos sorprenderán con semejante ruido, y es que una forma de ofrenda para espantar a los malos espíritus. Vamos, como las fallas… Si al final todos nos parecemos más de lo que pensamos.
Y seguimos nuestro camino. Vamos a la fábrica de anacardos.

20121103-225431.jpg

Im-presionante!!! Nunca hubiera imaginado que el anacardo saliers de semejante fruto. Si ves el fruto que cuelga del árbol, bien dirías que es un pimiento… Y en realidad esa parte, no sirve para, está vacía. Lo que vale, es lo que parece el rabillo del fruto, y que se abre con una maquinita, para dejar libre al fruto, que seguirá el proceso de tostado y demás. Hemos probado de todo! El jugo del anacardo. Anacardo barbacos, con wasabi, con cebolla… Y luego un montón de cosas más… Tenían muchiiisimas cosas a la venta y de todo ello para probar. Y como buenas turistas que somos, hemos probado de todo y no hemos comprado de nada
Prosiguiendo el día de aventura, hemos llegado a una especie de prado donde…. Bzzzzzzzzz… Qué es eso??!! Abejas giganteeeeees!!!
Estamos en la fábrica de miel.

20121103-224408.jpg

Nos han enseñado los paneles y luegos nos han conducido a la parte de shopping, donde me han dado un pequeño masaje en el cuello con una crema mentolada que lleva miel y da efecto calor y un peeling en una mano, con otro producto hecho también con miel… pobres… tampoco les hemos comprado nada, pero yo he salido de un relajado…

20121103-224726.jpg

Y como parada final… nos han llevado a un centro de venta de piedras preciosas, perlas y todas esas frusilerias… Ya os podéis imaginar, una vez más, que no hemos comprado nada. Eso sí, nuestra bebida de gratis, nos la hemos tomado.
Y de vueeelta al hogar, bañito en la piscina.
Luego hemos comido en un restaurante thai famililiar y de camino a la playa, nos hemos parado en el puesto de tours de nuestra ya amiga Supalak, donde hemos contratado, después de un intenso regateo, un nueva excursión para mañana. Pero eso, amigos… es otra historia.
Hasta entonces y disfrutando de la intensa tormenta que contemplamos desde el hotel, os dejamos. Bsins

Rochi (desde el login del Rebeca)

Categories: phuket | 3 Comments

Kata Beach

Las tikitikis han abandonado hoy el hotel Yorkshire de Patong Beach, donde por cierto, tenian una habitación de dos metros cuadrados y un minibaño de 50 cm donde podían hacer todos sus menesteres sin moverse del sitio.
Hemos llegado al Honey Resort en Kata Beach donde cada una tiene una cama propia, hay bañera y lo más importante: tendedero!!!
href=”https://tikitikienthailand.files.wordpress.com/2012/11/20121102-224315.jpg”>20121102-224315.jpg

El checkin ha sido muy ameno porque nos han recibido un hombre thai con frenillo y una chica (o ladyboy, no lo sabemos aun) con conocimientos de inglés nivel elemental -1.
En la descripción del hotel ponía a 200m de la playa pero no es realmente cierto. Le digo al hombre: “esto no son 200 metros” y el nos contesta “ahhhhhh ten minits” (10 minutos)… Si claro, 200 metros a paso tortuga o como? Pero bueno, lo más gracioso ha sido ver a la chica thai risitas (solo sabe decir: yeeeaaaa biiiich – siiiii playaaaa- o siiiiii big buddhaaaaa – siiii gran buda) herniandose al levantar la mochila de rochi.
Luego nos ha explicado, tras muchos intentos, cómo funcionaba la caja de seguridad, a la cual solo le funcionan 3 dígitos de los 4 que hay que ponerle, aparte que ellos tienen la llave maestra, asi que no sabemos para qué sirve la cajita de las narices.

Tras darnis una duchita nos hemos ido a la playa a disfrutar del dia y a ponernos morenas. Rochi ha alimentado a un pajarillo con coco y no nos hemos atrevido a meternos demasiado al mar porque estaba muy cantábrico… Tanto tanto que ha empezado a caer la de Buda cuando estábamos recogiendo nuestras cosas.
De camino al hotel nos hemos puesto finas de agua y cuando llegamos nos metimos directamente en la piscina, con barro y todo. Somos unas guarrillas…

Tras la parada oficial de ducha hemos salido a cenar y a dar una vuelta por los puestos. Un vendedor le ha dicho a Rochi que era muy guapa y que le gustaba… Y por lo que se ve es nuestro dia porque TODOS los vendedores siempre nos dicen que nos hacen el descuento SOLO a nosotras y que es la hora feliz siempre que llegamos a los puestos… Me huele a chamusquina…
Aun asi, sabemos regatear muy bien… sin escrúpulos nos han descontado 10€ del tour de mañana…

Una fotillo de la cena

20121102-224221.jpg

<a

Categories: phuket | 2 Comments

Tikitiki de la jungla

Hoy nos hemos permitido un despetar natural para dejar que nuestros cuerpecillos se recargaran y sabiamente hemos tomado un brunch para poder aguantar la tarde que nos esperaba… Hemos ido de excursión a la jungla!!
A las 14:00 nos han recogido en el minibus donde nos hemos juntado un pequeño grupo de nacionalidades: griegos, japonesas, turcos y nosotras, ejjjpañolitas.
Una vez llegamos a nuestro destino, nos llevan al Proyecto Gibòn, donde una madurita holandesa nos ha explicado su trabajo de voluntaria en la recuperación de esta especie de primates. Llevan 20 años tratando de evitar que gentes de la isla cazen a estos animales para divertimento de turistas. Por cada gibón que se oferta en la calle como objeto con el que hacerse una foto, mueren 10 gibones, ya que la única forma de cazar un bebé, es asesinando a la madre. Y en el camino, son muchos los bebés de gibón que no sobreviven.
En los años que lleva en pie el proyecto, han conseguido reinsertar 5 familias (padre, madre y bebé) en la jungla. Pero hay muuuchos otros que por desgracia no han conseguido rehabilitarse… y permanecen en la reserva.
Y tras este momento de educación muy de La 2… hemos subido a una cascada que hay por la zona. Durante el camino de subida oíamos una especie de sonido que retumbaba como si de un tambor se tratara, pero no le hicimos mucho caso más. Hasta que en el camino de bajada… el sonido se ha hecho más intenso, algunas hojas y ramas han empezado a caer de las alturas y… el Monzón nos ha dado la bienvenida!!! Nos ha envuelto en sus brazos y nos hemos empapado hasta los huesos, literalmente.
De vuelta en el minibus, hechos todos una sopita, hemos iniciado el camino a un nuevo destino. El trekking en elefante!!!!
Ha sido algo increible… nos hemos subido al asiento posicionado en el lomo del elefante cuya sujección se basa en un par de cuerdas. El bamboleo era mucho mayor que lo pudimos sentir en la lancha que nos llevó ayer… pero eso no era nada comparado con lo que nos esperaba. De repente el terreno comenzó a descender hacia una zona de rio y nos empezamos a escurrir en el asiento. Pensábamos que nos ibamos al suelo. El hombrecillo que conducía el elefante sujetándonos los pies para que no nos escurriéramos más y de repente nos entró una risa histérica…de puro miedín. El camino seguía por el riachuelo y nosotras seguíamos riendo… En esto, en hombrecillo se gira y coge un par de hojas de palma que tenía bajo el banco en el que ibamos sentadas y comienza a elaborar algo, mientras le baila una zapateao en la oreja al animalillo, a modo de indicación para que vaya deprisita. Cuando todavia no hemos terminado de recuperarnos del momento de descenso, ahora llega uno de ascenso. Nos parece imposible que el elefante vaya a subir por esa cuesta que se presenta sobre nosotras… pero ahí va sin dudarlo. Y nosotras de nuevo con la risa y el cuerpo inclinado hacian delante para no caernos de espaldas…
Por fin el camino sigue por terreno llano. El hombrecillo me pide la cámara, nos hace un par de fotos y… se baja del elefante para hacernos unas mejores fotos. Y nosotras con miedo de que el animal decida irse por su cuenta.
Sube de nuevo y sigue con su tarea de las hojas de palma. Al rato se gira y… ale-hop! Nos ha hecho un saltamontes con las dos hojas. Precioso! Pero no es todo, vuelve a bajarse y me dice que quite la cuerda “de seguridad” que llevamos por delante. Yo, temiendo no haberle entendido bien, desato la cuerda y nos dice que ocupemos el lugar de conductor. Y ahí va Rebe, de conductora de elefantes.

20121102-001846.jpg

El hombrecillo sigue haciéndonos fotos y cuando ya estamos cerca del punto de partida, nos dice por lo bajinis, que no digamos nada de las fotos y nosotras bajo cuerda, le damos una propinilla para él.

20121102-002035.jpg

Ya sólo nos quedaba la última parte… Descenso con kayak. Hemos ido hasta el embarcadero, para llevarnos una decepción, y es que como seguía lloviendo, aunque menos de lo que lo hizo inicialmente, nos han dado una cutre-vuelta en barquita típica.
Y aqui llega la parte más triste del día… Cuando avanzábamos por el embarcadero, de camino de vuelta al minibus, un mono de la zona me ha asaltado y arrancado de las manos el saltamontes hecho de hojas de palma… Y es que según nos ha dicho la chica del tour, estos monos son peligrosos, porque cualquier cosa que te vean y que crean que es comida, ahi que te la quitan!
Descansa en paz, bichillo…
Bsins!

Categories: Uncategorized | 5 Comments

Create a free website or blog at WordPress.com.

oidococina!2015

Un lugar donde ir dejando "perlitas" que voy escuchando durante el día...

El cuento de las mil y dos Tikis

Un viaje fotográfico por Marruecos

Fascinación por la Naturaleza

Fotografía de Naturaleza, Viajes y Workshops fotográficos.

Tiki Tiki Thai

...conociendo el Paraíso

Tiki Tiki en USA

... viviendo el sueño americano

oidococina!2015

Un lugar donde ir dejando "perlitas" que voy escuchando durante el día...

El cuento de las mil y dos Tikis

Un viaje fotográfico por Marruecos

Fascinación por la Naturaleza

Fotografía de Naturaleza, Viajes y Workshops fotográficos.

Tiki Tiki Thai

...conociendo el Paraíso

Tiki Tiki en USA

... viviendo el sueño americano